#ETDLS Diferencias entre mi infancia y la de mis peques

martes, agosto 30, 2016


Buenas tardes!

Esta semana Papás Blogueros nos trae un nuevo Tema de la Semana (#TDLS) súper interesante (como siempre): Qué diferencias hay entre mi infancia y la de mis peques.

Podríamos hablar de muchas cosas: cómo nos entreteníamos, la dedicación que tenían nuestros progenitores hacia nosotros, etc. pero yo voy a hablar de la educación que recibí, tanto de la escolar, como de la que se recibía en casa.

La verdad es que se podrían decir taaantas cosas (ya que, a mi entender han cambiado muchísimo las cosas)... pero como es un #micropost... pues resumamos:


Educación en mi escuela

A mi entender, cuando yo estudiaba en el colegio (allá por los 80's-90's) la educación era mucho más férrea. Había mas respeto hacia los profesores y, personas mayores en general, de la que hay ahora. esto suponía dos cosas:

- en primer lugar, un respeto a los adultos (por que sino lo tenías, te cascaban... y a mi me cascaron varias veces he de decir).

- en segundo lugar, al obligarte a respetar a los mayores, te auto obligabas a respetar a otra gente de tu edad (por costumbre, más que nada entiendo). Bullying? Acoso escolar? qué era eso? se daba, por supuesto que sí... pero mucho menos de lo que se da ahora (siempre desde mi punto de vista) y desde luego, con menos gravedad de la que hay hoy en día.


Educación en mi casa

A ver, aquí puedo crear controversia pero, pienso que los padres antes enseñaban y educaban a sus hijos; a día de hoy, los padres (o la mayoría de ellos), con eso de que no se le puede dar una cachetada al niño, ni reñirles, ni nada que implique algún tipo de violencia (por muy pequeña que sea), empiezan a crear... cómo decirlo sin que la gente se sienta ofendida... ¿mini monstruitos? que lo que hacen es aprovecharse de la situación y exigirle a los padres/adultos cosas que, hace unos años era impensable...

A VER A VER!!! que no digo que volvamos a la época de hablarle de usted a los padres pero, que soy de la filosofía que un azote a tiempo en el culo arreglaría muchas cosas...

Yo vengo de la educación antígua, en mi casa me reñían, me daban algún que otro cachetazo (bien merecido he de decir), me castigaban si me portaba mal, en fin... tantas cosas que hemos pasado tantísima gente y aquí estoy, más feliz que una perdiz y, a mi entender, muy bien educado...

Lo dicho... este es mi tema de la semana... siento haber sido un poco plasta, salirme de mi tónica medio guasona, pero es un tema que creo que no debería tomarse a coachondeo: La educación de nuestros hijos.

Como siempre: un abrazo, muchísimas gracias por leerme y espero vuestros comentarios!!!!

You Might Also Like

10 comentarios

  1. Muy interesante lo que cuentas y que difícil es saber si lo estamos haciendo bien o mal... Yo por lo menos, estoy en prácticas de todo, supongo que en el termino medio está lo optimo, aunque es muy complicado encontrar el equilibrio. Yo también creo que hay veces que pecamos de demasiado permisivos... En fin, habrá que ir aprendiendo sobre la marcha! Saludos y buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario!! Es exactamente eso: estamos en prácticas. ... da igual el número de hijos que tengas ya que cada uno es un mundo y siempre queremos hacer lo mejor con cada uno de ellos... lo haremos mejor o peor... pero siempre haremos lo que creemos que es mejor para ellos.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Hmmmm... De acuerdo en ciertas cosas. Peeeeroooo... Veamos: lo malo del cachete, es que es la "salida fácil"; es la salida del impaciente, del que no quiere profundizar en el problema, en las causas del comportamiento. Es un recurso eficaz a corto plazo, y a veces, ni eso. No genera un aprendizaje real y deja un reguero de malas sensaciones de todo tipo en ambas personas, el que lo da y el que lo recibe. Además, genera un hábito chungo: al ser "sencillo", te puede ir picando el gusanillo, y una vez dado el primero, dejad la puerta abierta a los siguientes...
    El gran reto que tenemos es por eso, mayor y más profundo: una mayor presencia cuidadora y educadora en casa, con más implicación y recursos, y menos violencia. Requiere de nosotros más tiempo y paciencia. Pero se puede. Se DEBE. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado tu respuesta Sem. Como ya he dicho antes, siempre lo primero es tratar de educar en la forma y en el fondo. Nunca hay que llegar a las manos pero depende mucho del niño. Cierto es como dices que es un peligro porque deja la puerta abierta a otras reacciones iguales. Ahí está la paciencia que debemos tener como tu bien dices pero, me reafirmo en que hay peques... y peques... y no con todos funciona solo el diálogo ( lo digo porque tengo niños en mi familia que es imposible de esta forma y sus padres no les han levantado laano en la vida... y, con 8 y 6 años, hay veces que son auténticos tiranos ( y mira que los quiero). .. pero un azote en su debido momento habría arreglado las cosas.... siempre desde mi punto de vista...

      MUCHÍSIMAS GRACIAS POR EL COMENTARIO!!

      Un abrazo!!

      Eliminar
  3. Creo que debido a la burbuja en que los metemos sufren más y se dan casos más donado de bullying que como tú dices en nuestro tiempo se daban pero uno llegaba más hecho a la escuela. Y no digo que a mí me pegaran porque mi madre rara mez me daba una leche, alguna colleja como mucho pero estabas más expuesto a todo, podíamos salir a la calle y relacionarnos mucho más que hoy en día que les tenemos que tener vigilados y además intentar que entiendan lo que pueden hacer y lo que no. No sé si me explico pero vamos que coincido contigo en que hay niños y niños.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias papá cavernicola!! Exacto... ahí es el tema... hay cosas buenas y cosas malas de antes y de ahora.. el caso es, según sea el peque, encontrar la justa medida para que aprenda y sea feliz :)

      Eliminar
  4. Estoy de acuerdo contigo en lo del respeto tanto dentro del aula como fuera de ella.
    Lo del bullying no se yo, me parece que se daba mas por hecho que en clase siempre tenía que haber una abusón y no se tenía en cuenta. Conmigo nunca se metieron pero sí había un par de compañeras bastante "malotas" que se dedicaban a fastidiar y a meterse con algunas.
    Los cachetes...no se, ninguno de nosotros ha salido traumatizado por recibir alguno "bien merecido" como tu dices, pero también es verdad que ahora hay más diálogo y los padres quizás contamos con más herramientas.
    Muy buen post! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchísimas gracias por tu comentario!! opino como tú... ninguno de nosotros, que yo sepa, está traumatizado por un cachete "bien recibido" y aquí estamos

      gracias!!!!!

      Eliminar
  5. Yo he recibido cachetes y nunca lo voy a poner en práctica, y me considero bien educado eh? Sé que mis padres ahora lo harían de otra forma.

    Mi máxima en esto es: cómo decir a alguien que no pegue si yo le enseño que pegando llego a algún sitio que quiero?

    Otra forma de educación es posible y es a la que tenemos que llegar. Nada de sobreprotección, sino enseñar a vivir, con sus cosas buenas y sus cosas malas, nada de burbujas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ante y sobretodo: gracias por el comentario!!

      ahora: me parece genial la educación sin castigos físicos .. ojo! que no he dicho lo contrario, tan sólo que, siempre según el crío, no a todos les vale una "charla" (por decirlo de alguna forma) y con mi pst no quiero decir que yo le arrée a la primera de cambio a mis hijos.. que no que no!!! tan sólo que, en caso de ser absolutamente necesario, creo que un cachete a tiempo puede evitar males mayores.

      gracias por comentar Óscar!

      un abrazo!

      Eliminar

Seguidores de Google+

Instagram de Papá Agonías